abril 2021 / ACTUALITAT

Una nueva oportunidad para reformar España

Carla Herrero

España tiene tres problemas fundamentales: un sistema educativo poco innovador, unas instituciones mejorables con un mercado laboral caracterizado por los contratos temporales y parciales, y una tasa de desempleo estructural mayor que la media europea. Este párrafo podría haberse escrito en 1992, 2008 o en 2021; tenemos los mismos problemas desde antes de la entrada en el euro. Por tanto, la pregunta es por qué no se han reformado.

En la crisis de 1992, España devaluó la peseta y ganó en competitividad con el resto del mundo, pero vía el cambio de moneda sin mejorar un ápice la productividad del país. Con la llegada del euro en 1999, España experimentó un fuerte crecimiento alentado por los bajos tipos de interés que generaron una burbuja inmobiliaria que sumergió a todo el país en un espejismo de grandes beneficios. La bajada del precio del dinero no se aprovechó para financiar las reformas pertinentes sino para alimentar los mayores desequilibrios macroeconómicos.

Los problemas se hicieron visibles con la crisis de 2008. España ya no podía devaluar la moneda pues pertenecía a la unión monetaria europea pero tampoco realizó las reformas necesarias para ganar en competitividad. Lo hizo vía devaluación interna: paro masivo y bajada de salarios. En 2010 España recibió 100.000 millones de euros para la reestructuración bancaria, epicentro de la crisis económica y soberana. De nuevo, se evitaron las reformas que el país necesita, entre otras, el sistema público de pensiones. 

Cada vez que se genera crecimiento, los problemas estructurales se camuflan. Y no solo eso, sino que las ayudas de recuperación solo retrasan las reformas como vimos en 2010.

Ahora, la Unión Europea ha programado un paquete de ayudas para la recuperación post-pandémica y España recibirá 140.000 millones de euros de los cuales 80.000 millones son ayudas directas. Además, la Comisión Europea ha dado unos consejos claros a España sobre cómo utilizar estas ayudas: reformar el mercado laboral (reducir los contratos temporales a la mitad), la educación y la transición hacia una economía sostenible. 

Si seguimos el ejemplo de otros países europeos, lo ideal para llevar a cabo reformas con éxito, estables y de largo plazo, sería que surgieran de un fuerte consenso interno, pero, actualmente, hay una gran inestabilidad política en el país: los partidos de derecha están enfrentados entre sí y la coalición de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos se desmorona con lo que retrasa la aprobación del paquete de ayudas. 

“Por primera vez, cada seis meses Bruselas podrá bloquear el acceso a los fondos europeos si el país no cumple […]”

Afortunadamente, hay una diferencia con la crisis de 2008 que es esperanzadora. Por primera vez, cada seis meses Bruselas podrá bloquear el acceso a los fondos europeos si el país no cumple con los acuerdos. 

La verdadera pregunta es: ¿está el gobierno dispuesto a reformar? ¿O debemos llegar a un punto de no retorno para que éstas se hagan?

Tu també tens coses a dir? Escriu a la revista

Llegeix més articles...

Entrevista a Farru

Us preguntareu, qui és en Farru? Ell és l'ànima de la festa i la mascota de la Pompeufarra, una associació universitària que des de 1992...

Llegir >

PORTADA  •  NOSALTRES  •  ARXIU  •  ESCRIU  •  SEGUEIX-NOS!

© Copyright 2021 l’Universitari. Tots els drets reservats. | Desenvolupament web per Pol Villaverde