CULTURA

La gran obra del autor praguense del siglo XIX Franz Kafka gira entorno al poder, un elemento que experimentó en carne propia de forma regular, pues el autor formaba parte de la minoría judía con educación alemana. No debemos olvidar que en esta época está tomando fuerza un nacionalismo de carácter antisemita muy marcado, por lo que el sentimiento de exclusión en el autor es cada vez mayor. Tampoco ayudó la mano de hierro con la que su padre dirigía su vida, una persona de carácter autoritario que había ascendido en la escala social por méritos propios. Una combinación que resultó fatal para el escritor, pues su padre se veía con la potestad de imponer su modo de entender la realidad sobre el resto, especialmente sobre nuestro autor. Como res

Josef Ajram, no es solo el escritor y protagonista del libro del que hablaremos a continuación, también es un apasionado del deporte, sobretodo del ciclismo, un bróker súper tatuado y un hombre que su mayor aliado es la mente.